feed

domingo, 24 de octubre de 2010

La Tumba de Couperin

Maurice Ravel se sintió desolado con la Primera Guerra Mundial. Aunque había sido declarado exento del servicio militar muchos años antes, estaba decidido a luchar por su país. En 1914, a la edad de 39 años, se alistó. Fue enviado al frente, donde en varias ocasiones estuvo a punto de morir. Presenció algunas escenas aterradoras. Ravel decidió dedicar cada uno de los movimientos de la nueva suite para piano a un amigo que hubiera muerto en la guerra. A continuación, en interpretación de Emil Gilels un fragmento final de la obra.

Click aquí para apreciar todo el material multimedia.



.............................................
Extracto de Le Tambeau de Couperin interpretado por Emil Gillels:




La versión para piano de La Tumba de Couperin fue iniciada en julio de 1914 y terminada en noviembre de 1917. Marguerite Long tocó el estreno en París, el 11 de abríl de 1919. Ravel orquestó cuatro de los seis movimientos en junio de 1919. Rhené-Baton dirigió el estreno con la Orquesta Pasdeloup en París, el 28 de febrero de 1920.

Ravel se sintió desolado con la Primera Guerra Mundial. Aunque había sido declarado exento del servicio militar muchos años antes, estaba decidido a luchar por su país. En 1914, a la edad de 39 años, se alistó. Fue enviado al frente, donde en varias ocasiones estuvo a punto de morir. Presenció algunas escenas aterradoras.

Vi una cosa alucinante: una ciudad de pesadilla, horriblemente desierta y muda. No es la batalla de arriba ni los pequeños globos de humo blanco que delinean el cielo muy puro. No es esta lucha formidable e invisible lo que es angustiante, sino más bien sentirse solo en medio de esta ciudad que descansa en un sueño siniestro, bajo la luz brillante de un hermoso día de verano. Sin duda veré cosas que serán más aterradoras y repugnantes. No creo que vuelva a experimentar jamás una emoción más profunda y extraña que esta clase de terror mudo.

Los años de guerra trajeron otros problemas. La salud de Ravel no era buena y en 1916 debió ser operado a causa de la disentería. Apenas terminada su convalecencia, se enteró de que su madre, a la que amaba profundamente, se estaba muriendo a la edad de 76 años. Llegó a su casa desde el frente justo a tiempo para verla morir.

"Espiritualmente es aterrador. Le había escrito muy poco tiempo antes y recibía sus cartas llenas de piedad que me agradaban tanto... y me daban tanta alegría. Todavía me sentía feliz en aquel momento, a pesar de la inexpresable aprehensión de mi corazón. No pensaba que sucedería tan rápido. Ahora, me he quedado con esta espantosa desesperación, esta ansiedad en mis pensamientos." La pérdida de su madre fue el golpe más grave de los años de guerra. Regresó al frente abatido y solo. Luego, una vez más, debió ser hospitalizado, esta vez por congelamiento. El compositor quedó tan deprimido que no pudo terminar ninguna pieza musical durante los tres años siguientes, excepto la suite para piano La Tumba de Couperin, que había empezado antes de la guerra. La Tumba se convirtió en una obra trágica, aunque su pathos está disimulado por una superficie aparentemente objetiva. Sus siguientes composiciones (una vez que finalmente pudo regresar al trabajo) también reflejan la devastación de las tragedias del tiempo de la guerra.

Ravel decidió dedicar cada uno de los movimientos de la nueva suite para piano a un amigo que hubiera muerto en la guerra. El preludio fue para Jacques Charlot, primo de Jacques Durand, que había transcrito varias piezas del compositor. El rigodón fue en memoria de Pierre y Pascal Gaudin, amigos de la infancia del compositor. El minué fue para Jean Dreyfus, hijo de la madrina de Ravel. La toccata estuvo dedicada a Joseph de Marliave, esposo de la distinguida pianista Margarite Long, que estrenó La Tumba.

Tocar la pieza que había sido dedicada a su marido muerto fue extremadamente difícil para la Long y posteriormente tuvo que dejar de tocar durante dos años. Ravel sentía con tal fuerza que ella debía ser la intérprete principal de la obra que se negó a dar la partitura a ningún otro pianista hasta que la Long estuvo en condiciones de tocar en público nuevamente.

Tombeau significa "tumba". Tombeau en el barroco era una pieza escrita como elegía para una persona en particular. Tanto Francois Couperin como su tío Louis Couperin compusieron tombeaux para el teclado. El título de Ravel sugiere un homenaje a uno de estos dos compositores franceses, ¿pero cuál? Todo lo que Ravel dijo fue que la pieza era un tributo general a la música francesa del siglo XVIII. Debajo de la superficie apacible de esta suite yace una serie de lamentos dolorosos: en parte por los que habían muerto en la guerra reciente, pero también (subconscientemente al menos) por la madre del compositor.

Ravel buscó objetivar esos lamentos moldeando la pieza en una forma de algún modo parecida a una suite de danzas barrocas. La Forlane, por ejemplo, es una danza muy antigua originada en el norte de Italia; Frangois Couperin escribió una forlane. El minué es una danza popular y majestuosa por lo general incluida en las suites de danzas. Rigodón, una antigua danza de Pro-venza, fue utilizada en unas pocas suites de danzas de Rameau y de Bach. Ravel adoptó los patrones rítmicos de estas danzas, pero el lenguaje melódico y armónico de La Tumba es mucho más propio de él. El preludio, así como la fuga y la toccata de la versión para piano son números ajenos a la danza que tomó prestados de la suite barroca para teclado.


.............................................


0 Escriba su comentario:

Publicar un comentario

Vamos! deja tu comentario

Publicar un comentario

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to New Blogger by: Blogger Team
Re Updated by Zona de Pruebas